México Historia

Historia

Dentro de su territorio encontrarás más de un centenar de pueblos mágicos, además de millares de monumentos y zonas históricas, entre los que se destacan los 31 sititos inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad, dentro de los cuales 4 son naturales y el resto bienes culturales cuyo valor histórico

los ha hecho merecedores del codiciado título. México ocupa el sexto lugar a nivel mundial y el primero en América Latina por el número de bienes inscritos en el listado. Empezando por su historia antigua, México ha sido el lugar en el que florecieron múltiples civilizaciones prehispánicas a lo largo y ancho de todo el territorio.

Entre las más conocidas destacan la civilización maya, la cual se estableció en el territorio de la península de Yucatán y el sur de México y en los cuáles aún se encuentran importantes vestigios de esta cultura como lo son: las zonas arqueológicas de La venta y Comalclco en Tabasco; ulum en el estado de Quintana Roo; Edzná en Campeche; Palenque y Banampak en Chiapas, y por supuesto, Chichen Itzá y Uxmal en Yucatán Así mismo, de igual importantes son la cultura azteca, cuyo templo mayor está aún presente en el mismísimo cetro histórico de la ciudad capital del país, la palpitante Ciudad de México; sin dejar de mencionar a una de las culturas prehispánicas más intrigantes y fascinantes, la civilización teotihuacana, cuyo centro ceremonial más importante se localiza a en Estado de México, y en donde podrás descubrir más sobre la historia y costumbres de esta asombrosa civilización.

Además de las anteriores, existen otros importantes pueblos que han dejado su indeleble marca histórica en el país, entre las que destacan las culturas olmeca y purépecha; cuyos vestigios arqueológicos los puedes visitar en las entidades de Tabasco y Michoacán respectivamente. Pero no sólo las civilizaciones antiguas han dejado su marca histórica en este bello país; sin duda, el periodo histórico que enmarca la época colonial, también ha dejado un importantísimo e innegable legado.

La gran mayoría de los centros históricos de las ciudades en México están edificados con estructuras que datan de los siglos XVII y XVIII, siglos en los que el país formaba parte de la corona española. Estas construcciones antiguas que se yerguen a lo largo de las principales ciudades del país, representan elementos de gran valor arquitectónico, cultural y por supuesto, histórico, a tal grado que nueve de los centros históricos de estas ciudades han sido reconocidas como Patrimonio de la Humanidad.

Para empezar, está el centro histórico de la Ciudad de México, con sus amplias explanadas, como el Zócalo, su gran cantidad de monumentos y maravillosas iglesias como la Catedral Metropolitana, sin dejar de mencionar sus museos y centros culturales. Asimismo, los centros históricos de la ciudad de Morelia, capital de estado de Michoacán, y Querétaro destacan con sus espectaculares acueductos. Por su parte, los centros de Oaxaca, Puebla, Guanajuato y Zacatecas, destacan por sus impresionantes edificaciones coloniales con diversos estilos arquitectónicos como el barroco. Igualmente, la ciudad fortificada de Campeche y el centro histórico del pueblo mágico de San Miguel de Allende en el estado de Guanajuato sobresalen por su riqueza cultural y arquitectónica.

También reconocido como Patrimonio por su valor histórico, es la llamada Ruta o Camino de la Plata, que formaba parte del Camino Real Tierra Adentro o Camino de Santa Fe en los siglos XVI al XIX: Este es el camino por el cual se transportaba la plata extraída de las minas de Zacatecas, Guanajuato y San Luis Potosí, aunque originalmente la ruta en cuestión se construyó con fines militares y de conquista.

El Camino completo abarca aproximadamente 2 mil 900 kilómetros en nueve entidades del país: Ciudad y Estado de México, Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, Durango y Chihuahua; además de dos estados de la Unión Americana, Texas y Nuevo México, lugares que hasta mediados del siglo XIX fueron parte del territorio mexicano Igualmente, si de riqueza histórica se trata, no podemos dejar de mencionar a las conocidas como Misiones, que se refieren a los asentamientos del siglo XVIII establecidos por diversas órdenes religiosas como los franciscanos, jesuitas, agustino y dominicos, con el fin de evangelizar a los pueblos originarios.

Uno de los principales recorridos relacionados con esta parte de la historia, es el de las Misiones Franciscanas de La Sierra Gorda de Querétaro, ahí se tiene la oportunidad de visitar estas construcciones además de apreciar la riqueza natural de la zona. Por su parte, está la Ruta de Misiones de los estados de Baja California y Baja California Sur, cuyos asentamientos misionales datan de entre los siglos XVII y XIX y cuenta con 14 construcciones misionales que fueron utilizadas en su momento para cristianizar a los pueblos originarios de la zona como lo son: los koah, los pai-Pai, los cucapá y los cochimí.