México El volcán Iztaccíhuatl

Iztaccíhuatl

El Iztaccíhuatl es un volcán extinto que se encuentra en la región centro del país a poco más de 50 km de la Ciudad de México, en los límites de los estados de México, Puebla y Morelos al igual que el Popocatépetl y junto a éste conforman parte del parque y reserva nacional Iztaccíhuatl—Popocatépetl.

Su nombre se deriva de dos vocablos: iztac que significa blanco, y cihuatl cuyo significado es mujer, es decir la Mujer Blanca. Sin embargo, a esta enorme montaña también se le conoce como la Mujer Dormida debido a su peculiar silueta que da la impresión de ser una mujer recostada. La particular forma del volcán está dada por las diferentes altitudes de los picos de la montaña y que llevan el nombre de distintas partes del cuerpo: la cabeza, con una altitud que sobrepasa los 5 mil 100 metros sobre el nivel del mar; el pecho, con poco más de 5 mil 300 metros; las rodillas, de aproximadamente 5 mil metros, y los pies, que son la parte más elevada de la montaña con una altura de más de 4 mil 700 metros y que la hacen la sexta montaña más alta del norte de América y la tercera más elevada del país.

Esta figura de mujer dormida, también relaciona a la montaña con una de las historias y leyendas más conocidas entre los habitantes de México. Se dice que Iztaccíhuatl, princesa mexica hija de hija del rey Tezozomoc, se enamoró del guerrero Popoca quien partió a la guerra. Mientras éste se encontraba lejos, la princesa recibió noticias falsas sobre el supuesto fallecimiento de su amado, por lo que Iztaccíhuatl se dejó morir por la pena. Al regresar el guerrero de batalla y enterarse de la triste noticia, llevo el cuerpo de la princesa a la montaña y se arrodillo a su lado para velar por siempre se sueño mortal. Contaban los antiguos prehispánicos que los dioses, al observar tan dolorosa tragedia, se sintieron conmovidos y convirtieron a los amantes en montañas para que así pudiesen estar por siempre unidos.

Es posible que, por esta creencia, este sitio se haya convertido en un lugar sagrado para la cultura náhuatl. Dentro de las cuevas del volcán cuevas se han encontrado vestigios que denotan la rendición de culto a la montaña, además de que sus fiestas coinciden con las celebraciones dedicadas al dios Tláloc, deidad mesoamericana asociada con el agua y las lluvias.

Para llegar a la montaña primero debes adentrarte al Parque Nacional tomando la autopista federa 150 México-Puebla hasta la desviación a Cuautla, Morelos para posteriormente tomar la desviación a Tlamacas. También se puede llegar en auto hasta la estación de Altzomoni, el cual es un pico volcánico entre los dos volcanes, Iztaccíhuatl y el Popocatépetl; ahí podrás dejar tu vehículo y luego hacer una caminata de aproximadamente una hora hasta llegar al lugar donde puedes comenzar a subir el Iztaccíhuatl.

Para la ascensión también existen otras rutas tanto para profesionales como para aficionados. La más conocida es aquella llamada el Paso de Cortés y que se encuentra al sur de la montaña, es decir, en la parte de los pies de la Mujer Dormida; esta zona es la parte que une a las laderas de los dos volcanes del parque. También muy conocida es la zona norte, la de la cabeza, sin embargo, este lugar se recomienda para montañistas experimentados debido a su inclinación y el grado de dificultad para escalarlo.

SI no deseas escalar la montaña, existe una gran cantidad de actividades que puedes hacer en la zona. Además de apreciar el paisaje y la flora y fauna del lugar, puedes practicar el senderismo, la bicicleta de montaña, acampar e incluso montar a caballo. Sean cuales sean los planes que tengas, tanto el Iztaccíhuatl como el parque ecológico que lo resguarda son sitios que no puedes dejar de visitar.